INSTRUCCIÓN  LEONISTICA

 

 

“PENSANDO EN LOS NIÑOS”

Los Leones y los trastornos de la audición

 

EL PROBLEMA
La audición es la vía a través de la cual se adquiere el lenguaje, que es uno de los principales atributos humanos. El lenguaje nos permite la comunicación a través del tiempo y la distancia; tiene una importancia decisiva en las creaciones del hombre, en sus expresiones culturales y en el desarrollo de la sociedad, desempeñando un papel central en el pensamiento y en el conocimiento. Todo esto hace que los trastornos de la audición penetren profundamente en la vida humana y que trasciendan más allá de lo que es la imposibilidad de hablar.


La hipoacusia, esto es, la disminución del nivel de audición de una persona por debajo de lo normal, no es una entidad tan rara e infrecuente como podríamos suponer. La OMS calcula que hoy en día, en el mundo, hay más de 120.000.000 de personas con deficiencias auditivas discapacitantes. En EEUU el 15,2% de la población presenta disfunciones auditivas y en nuestro país algunos estudios indican que alrededor del 30% de la población tienen trastornos auditivos de distinta gravedad. En Córdoba durante el 2000, se realizó un programa de salud auditiva con el objetivo de detectar y diagnosticar patologías auditivas infantiles; se estudiaron 576 niños del primer año de la EGB, encontrándose que el 20,5% tenían hipoacusia de distinto grado.


En los niños la existencia de trastornos en la audición, con la consiguiente disminución de la capacidad para percibir e interpretar los sonidos, ocasiona no solamente trastornos en el lenguaje, sino que además produce trastornos en el comportamiento y en el aprendizaje con la consecuente reducción del rendimiento escolar.


Las hipoacusias pueden clasificarse en LEVES: cuando la persona tiene problemas de audición con voz baja y en ambiente ruidoso; MODERADAS: cuando se aprecian dificultades con la voz normal; SEVERAS: cuando solo se oye cuando se grita o se usa amplificación; y PROFUNDAS: en las que la " comprensión es prácticamente nula, incluso con amplificación, constituyendo la llamada SORDERA
 

La hipoacusia puede estar presente en el recién nacido y en el lactante. La OMS estima que en distintas regiones del mundo la presencia de la enfermedad varía entre el 1 y el 6 por mil nacidos vivos. En la edad escolar, puede estar presente entre 3 a 13 de cada mil niños y de ellos, del 4 al 9% presentan hipoacusias severas o profundas. En nuestro país, se estima que la deficiencia auditiva del recién nacido se presenta en uno de cada mil nacidos vivos y es más frecuente que la fenilcetonuria y el hipotiroidismo congénito, ambas enfermedades que deben ser detectadas obligatoriamente en todos los niños al nacer.

UN POCO DE LA HISTORIA DE ALGUNOS PERSONAJES SORDOS
En el leonismo, no hay duda que el personaje con deficiencia auditiva más conocida es Helen Kéller. Gracias al apoyo de su profesora personal Anne Mansfield Sullivan, y la colaboración de Alexander Graham Bell, gran maestro de sordos, aprendió a hablar colocándose un dedo en la nariz, otro sobre los labios y el tercero en la garganta. Su voz ronca y desagradable le permitió hablar con reyes y jefes de estado y dictar conferencias y charlas preferentemente dedicadas a las personas impedidas y con limitaciones, transformándose en la inspiración del leonismo desde 1925 a la fecha.
 

El español Francisco José de Goya y Lucientes, más conocido por la simplificación Goya (1746-1828), queda sordo a los 46 años y, según sus biógrafos, esa dolencia hace mucho más agrio su carácter aunque su genio se verá reforzado y por la época en que adquiere la enfermedad, pinta su cuadro más famoso, la Maja Desnuda, trabajando luego en los retratos de la familia real y de la nobleza española, cambiando para siempre el mundo del arte pictórico.
 

Otro sordo famoso fue Ludwig van Beethoven (1770-1827) del que se ha dicho que es la personalidad más relevante, innovadora y genial que registra la historia musical. La sordera, cuyos primeros síntomas comenzó a percibir antes de cumplir los 30 años, se hace definitiva al llegar a los 50, haciendo que su carácter se hiciera áspero y desconfiado hasta con sus amigos más íntimos. En medio de ese infortunio, de amores desgraciados y de desavenencias familiares, produce la Novena Sinfonía, reconocida como una de las grandes piezas musicales del mundo, que culmina con el famoso himno coral, “A la Alegría”. Sus “Cuadernos de Conversación”, constituyeron el medio por el cual el artista sordo, se mantenía en contacto con el mundo que lo rodeaba.
 

Laurent Clerc (1785-1869), cuando tenía un año de edad, cayó de una silla sobre el fuego de una cocina sufriendo la quemadura de una parte de la cara y, a raíz de la fiebre, queda sordo. Conocido como “El Apóstol de los Sordos”, aprendió el lenguaje de señas haciéndose luego, profesor de sordos. Su historia se entronca con la de Thomas H. Gallaudet (1787-1851), normo-oyente, con quién en 1816, se traslada a Estados Unidos donde fundaron, el 15 de abril de 1817, la primera escuela para sordos de América, en Hartford, Conneticut. La Universidad Gallaudet, de Washington DC, iniciada como el Colegio Nacional de Sordomudos, ha tomado su nombre del hombre oyente que trajo a América la educación de los niños sordos y es la única Universidad en el mundo destinada a sordos e hipoacúsicos. Es la misma Universidad que ha distinguido a la argentina Marina Simón, colaboradora de la Asociación de Sordos de Gualeguaychú, colocándola el la “Lista de los Decanos” 2002-2003, que agrupa a los mejores estudiantes de grado y de postgrado de los Estados Unidos.
 

A Thomas A. Edison (1847- 1931), inventor con más de 1.000 patentes, se debe la luz eléctrica, el fonógrafo, el mimeógrafo y el mejoramiento de la telefonía. Rechazó el uso de la tecnología que podría ayudarle a superar su sordera ya que, según él, “prefería ser sordo para concentrarse mejor”.
 

La lista de sordos famosos, que lograron superar exitosamente su disvalía, se engrosa con John R. Gregg (1867-1848) inventor del sistema de taquigrafía que lleva su nombre, con el que se puede escribir casi a la velocidad del habla normal, siendo en la actualidad, ese sistema, el estandar mundial.
 

Tampoco la realeza ha estado libre de padecer la sordera. Jaime de Borbón y Battemberg (1908-1975), hijo de Alfonso XIII, debió renunciar a su derecho a la sucesión al trono de España en 1933, a favor de su hermano menor, el Infante Juan, padre del actual Rey de España, a causa de su sordera.
 

Pero la sordera no ha impedido alcanzar la corona, por lo menos para Heather Whitestone. Nacida en 1973, quedó sorda a los 18 meses tras la aplicación de una vacuna contra la difteria y el tétanos. Luego de estudiar arte, ganó el concurso de belleza Miss Alabama y en 1994, consiguió la corona de Miss América, la primera obtenida por una mujer con alguna discapacidad.
 

Los amantes de la informática, sobre todo, reconocerán a Vinton Cerf (1943), parcialmente sordo, actual vicepresidente de arquitectura e ingeniería para MCI, la gigantesca corporación de comunicaciones que instalada en 65 países, emplea a más de 55.000 personas. Él es quién desarrolló el protocolo TCP/IP, que se ha convertido en el lenguaje de las comunicaciones a través del Internet.
 

Como vemos la sordera no ha sido impedimento para que estos personajes, a través de su inteligencia y perseverancia hayan revolucionado su tiempo o hayan producido un cambio en la vida de muchas personas. Ellos deben inspirarnos a promover y concienciar en la sociedad, la necesidad de realizar todos los esfuerzos posibles para que los que padecen esta discapacidad, alcancen con pleno derecho, su bienestar y la plena participación e integración social.

¿QUE PODEMOS HACER?
Cuanto más temprano se diagnostique y se trate al niño que tenga deficiencias auditivas, mayor ha de ser la posibilidad de que el mismo adquiera el lenguaje y mejor ha de ser su inserción en el mundo social y educativo normo-oyente.


El tratamiento de los niños sordos o con alguna deficiencia auditiva ha cambiado radicalmente en los últimos años: antes, el objetivo principal se centraba en lograr la comunicación a través del lenguaje de los signos; hoy, se procura conseguir el desarrollo del habla y la integración del disminuido activo con la sociedad oral. Para ello es necesario que la enfermedad se diagnostique y se trate antes de los seis meses de edad, y que el niño reciba el apoyo logopédico necesario, esto es, que reciba la enseñanza para una fonación y habla normal.
 

En 1995 la 488 Asamblea Mundial de la Salud, aprobó la Resolución WHA 48-9 que apoya la realización de un programa mundial para la prevención de las pérdidas auditivas. A través de ella se solicita que los Estados Miembros desarrollen planes nacionales para:

  • 1- Prevención y control de las principales causa de pérdidas auditivas evitables y para la identificación temprana de las mismas en los niños recién nacidos, preescolares y escolares; y

  • 2- Crear una ley apropiada dirigida al adecuado manejo de las más importantes causas de sorderas o de impedimentos auditivos.

En respuesta a esa exhortación, nuestro país dictó la Ley 25.415, sancionada el 4 de abril de 2001 y promulgada por Decreto N° 469/2001 el 26 del mismo mes, a través de la cual se crea el Programa Nacional de Detección Temprana y Atención de la Hipoacusia.
 

De acuerdo con la ley todo recién nacido tiene derecho a que se estudie tempranamente su capacidad auditiva y a que se le brinde el tratamiento en forma oportuna. Las Obras Sociales y las Asociaciones de Obras Sociales, regidas por leyes nacionales, las entidades de Medicina Prepaga, deben brindar obligatoriamente las prestaciones establecidas en la ley las que además quedan incorporadas de pleno derecho al Programa Médico Obligatorio.
 

El mensaje central de la ley es sencillo: el diagnóstico precoz de las deficiencias auditivas no solamente es posible sino también necesario. La atención educativa y rehabilitadota, otorgada lo más tempranamente posible, habrán de minimizar las secuelas del déficit auditivo, haciendo cierta la futura integración cultural, laboral y social del deficiente.
 

Son varias las actividades que los leones podemos hacer en relación a los problemas de la audición:
 

  • 1- Crear en el Club dentro del Comité de Salud o por fuera de él, un Comité relacionado a las actividades del oído y del habla y de colaboración con el sordo.

  • 2- Colaborar con laS entidades que tengan a su cargo la enseñanza y rehabilitación del disminuido auditivo.

  • 3- Interesar a las autoridades sanitarias locales para lograr la adhesión de la provincia a la Ley Nacional 25.415.-

  • 4- Contactarse con profesionales reconocidos dentro de la otorrinolaringología, o con la Sociedad Científica respectiva, para trabajar conjuntamente en la concienciación de la población acerca de la importancia del problema de las deficiencias auditivas.

  • 5- Contactarse con la Dirección de la principal maternidad y con la del Servicio de Neonatología de la jurisdicción, para colaborar con la implementación del programa de detección temprana y detección de la hipoacusia.

  • 6- Colaborar con las instituciones sanitarias para adquirir el equipamiento que permita la detección de problemas auditivos en recién nacidos.

  • 7- Promover la entrega de audífonos y de prótesis auditivas a las personas carenciadas.

  • 8- Promover la creación de Bancos de Audífonos, en los que los aparatos usados y reacondiconados, puedan ser ofrecidos a los no pudientes.

Hellen Keller decía: "Los problemas de la sordera son más profundos y complejos que los de la ceguera". Así como su discurso en Cedar Point en 1925, convoca a los Leones a ser "paladines del ciego en la cruzada contra la oscuridad", su sola recordación debe llamarnos a luchar contra la sordera. Muchas personas con deficiencias auditivas podrán, con nuestra ayuda, incorporarse a la vida de los normo-oyentes, lograr su autoconfianza y la integración familiar y mejorar su relación con sus amigos, con sus compañeros y con la sociedad; en suma habremos contribuido a mejorar la calidad de vida de esas personas.

Franklin J. Moyano
Asesor Distrital de Salud- PF 2003-2004
franklinmoyano@hotmail.com

 

Volver a Indice de Instrucción

                                                                                              Transcripción para Web Page del Distrito "O-1"

                                                                                            León Pedro Mario Marrello